Esa nota de auxilio

what the eyes see and the ears hear, the mind believes.

barranquilla
barranquilla,
el vaho salino que expiran las calles de este ‘caribe kinda’
se hace tolerable en los amigos,
siempre lo suficientemente trascendentales y dramáticos como para
dejarse el pelo sin peinar, por días, y crecerse rastas.
fucsia efervescente con bonfiest para matar
guayabos bien bailados de incontables noches salseras
en las que nos llueve la piel y en medio de
tanto desorden y tanto desdén brillamos incandescentes.
a mis amigos no les hizo ninguna gracia
ver nuestros futuros más negros que teléfono de tienda,

al hablar de esfuerzo, trabajo y dinero.
todos queríamos salir corriendo,
complacer a nuestros padres y ser buenos,
jamás probar las drogas y ver mucho cine europeo.
a esa edad las cosas sí podían cambiar de la noche a la mañana
pues teníamos para escoger
uno entre cientos de micro dramas,
una entre cien formas de temer,
una entre un millón de formas de ser vulnerables.
buscamos tantas veces en tu firmamento
esa nota de auxilio,
fórmulas ridículas para perpetuarnos en el tiempo,
para que de pronto no estuviera tan mal llegar con peticiones extrañas
al trabajo o al trancón de la cincuenta y uno be.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s