21.03.2016

ahora sé por qué subí
tan feliz esa escalera:

la tarde se volvía rosada,
y apreciarla de paseo

en una ciudad nueva, me movía.

un atardecer en Lima,
qué descubrimiento – esta Ciudad Grande que
mucho tiene para dar,
sentada sobre un mirador que luego sería estrellado,
y -de fondo un Pacífico
que solo sabe ser mágico!.

son estos pequeños triunfos personales que hay que dejar por escrito. aprenda que hay que darse permiso.

seis y treinta y dos pe eme para no olvidar. veintiuno de marzo de dos mil diesciséis.

image

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s