existe una fuerza de atracción mutua entre cualesquiera dos cuerpos

el amor es un villano elegante, escurridizo y romántico al que tengo que enfrentar, del que me quiero librar. pienso y pienso, levanto cada piedra tratando de averiguar por qué estoy aquí y por qué está él aquí también, por qué somos ambos de este mundo, por qué él se llama amor y yo me llamo estefanía, por qué yo soy el doble de su medida, siempre.

observo el mundo de afuera y lo encuentro a él, al amor, metido en cada cosa, cada una más absurda que la anterior. tiene el aspecto de un hombre joven, se viste de traje y corbatín y tiene cola de demonio, y no me explico cómo hace para andar tan relajado cuando lleva a cuestas el peso de tantas elecciones.

al amor, villano de cuidado, lo conocí al mismo tiempo que conocí el culo de la gorda que más me gusta. ella se llama cultura y la quiero aunque me deje sin aliento cada que se me sienta en la cara y no me deja respirar. ambos, amor y cultura, me han hecho la vida imposible desde que estoy en este mundo, como es bastante probable que a usted también, a no ser que usted sea de los que tienen al amor y a la cultura en un altar, tomados de la mano, en cuyo caso usted debe ser de los que siempre están listos para aceptar todas sus exigencias y perdonarles hasta lo más retorcido.

pues yo no – jamás he sido capaz de sentir cosas tan nobles por estos dos hijos de puta-, muy a pesar de haber aprendido a pintar corazones rojos como dos orejas simétricas o de hacer explícita mi relación con la gorda sucia manteniendo mi pelo largo cuando he querido raparme por completo o vistiendo faldas cuando en realidad quería ponerme pantalones.

no sé cuántos años tienen exactamente, pero sé que son viejísimos y que por diablos viejos saben mucho más que yo. vienen a buscarme a cada rato, desde las épocas en las que jugaba en el garaje de la casa de mi abuela hasta las épocas de ahora en la que juego a otras cosas desde los balcones. les he dicho en varias ocasiones, cuando vienen a invitarme a sus juergas, que no sé nada, que no tengo grandes talentos, ni riquezas, que la grandeza me queda ancha porque apenas si mido lo suficiente para que mis piernas me ayuden a saltar charcos…

les hablo con miedo porque sé que en últimas hacen lo que les da la gana conmigo y con todos ustedes; no me gusta hablarles con miedo y entonces la cago el doble y les escribo, con miedo, cartas como esta que no serán leídas jamás por ellos.

nunca sé en qué bar me los voy a encontrar, ni a qué mala hora voy a terminar sentada tomándome un trago con ellos, ni me explico por qué están en todo, tanto que van a dar a mi cama siempre que pongo un pedazo del mundo en mi cabeza antes de quedarme dormida intentando entender la vida más allá de un fenómeno.

loveandculture

ellos interrumpen siempre que les da la gana: llegan sin avisar y van atravesando puertas y ventanas, o hay otras veces, cuando están nocturnos y felinos, que los puedo ver agazapados como animalitos en la parte oscura del jardín al que nunca me atrevo a entrar. lo cierto es que los distingo con facilidad porque les tengo miedo y reconozco ese brillo en las pepas que tienen como ojos de gato reflectivos, ay amor, ay cultura, ay de mí,  y entonces en mi desespero, recurro a tipos como newton, a quien imagino como un mago encubierto haciendo la complicada y nobilísima tarea de crear conciencia defendiendo una cosa tan mágica e inexplicable como eso de que existe una fuerza de atracción mutua entre cualesquiera dos cuerpos que es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que los separa.

a veces recurro a otros personajes, como anaïs nin, por ejemplo, quien decía que “no vemos las cosas como son; vemos las cosas como somos”, o a frida, capaz de cosas así como esta:

“septiembre de noche. agua desde el cielo. humedad de ti. oídos en tus manos. materia en mis ojos. calma, violencia de ser. de uno, que son dos, sin querer aislarse. planta-lago-ave-rosa de cuatro vientos. sangre río arma. sol canta beso. ruina. lágrimas hermanas. rara comparación. así será mi vida.vaso-magia mar. devoraré y …
norte valles sueño. luz. canto. oro sueño niño seda. luz canto raso. risa. todo es él. ella. ellos. yo. somos una línea una sola ya”.

y me quedo quieta y le susurro al vacío: “ayúdame, frida”. le pido que hable con newton y que traigan a anaïs pero ellos nunca responden. entiendo que deben estar ocupados o que tal vez sí responden, pero mis ojos no alcanzan a ver tan lejos aún.

el misterio es que nunca sabré si ellos se rodeaban de mejores compañías, o tal vez supieran ser mejores amigos, tanto y de tales formas y maneras que entonces sí pudieran recibir a estos dos que tengo de amigos o que, como dice newton, siendo la fuerza de atracción inversamente proporcional al cuadrado de la distancia, tal vez entonces yo debería prenderles velas a mis enemigos para que el fuego resuelva por mí lo que yo, como su hija, no sé resolver. tal vez es que no he sido buena amiga del amor, ni buena amiga de la cultura. tal vez ellos también escriben sobre mí en algún sitio y lamentan todo lo que no han aprendido a hacer.

“somos una línea una sola ya” escribió frida,

tal vez ese es su consejo –
así que voy a pedirle al fuego, entonces, que ilumine el camino a mi casa,
y les dejaré la puerta abierta, a mis amigos y a mis enemigos, a los espíritus,
y les ofreceré lo mejor de mí.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s